Los orígenes de las palabras “página” y “libro”

página

Como cada semana, hoy vamos a presentaros el significado de una palabra. Esta vez hemos optado por presentar no uno sino dos candidatos, los términos “página” y “libro“, ya que creemos que ambos tienen una cierta relación. Os invitamos a descubrirla.

Para los primeros romanos, página significó inicialmente ‘cuatro hileras de vides o parras unidas en forma de rectángulo’. La palabra se derivaba del verbo pangere ‘clavar’, ‘hincar’. Sin embargo, en poco tiempo, escritores romanos como Cicerón, Juvenal y Plinio la adoptaron con el significado de ‘lámina de papiro’, ‘hoja’ y ‘obra literaria’, probablemente como metáfora basada en la forma rectangular.

En las lenguas romances ibéricas, antes de que el castellano se distinguiera como un dialecto identificable, la palabra aparece con el sentido de ‘hoja de un escrito’. Sin embargo, no fue recogida en los primeros diccionarios castellanos, como el latino-castellano de Antonio de Nebrija (1495) ni el monolingüe de Covarrubias (1611).

Con la invención de la imprenta por Gutenberg, se fijó definitivamente la denotación actual: ‘cada una de las hojas de un libro o cuaderno’.

Por otra parte, la palabra libro proviene de liber, la palabra con que los romanos designaban la parte interior de la corteza de los árboles, que usaban para escribir. Con ligeras variantes, este vocablo se repite en todas las lenguas romances modernas (livre en francés, livro en portugués, libro en italiano, llibru en asturiano, entre otras). El primer libro impreso de la historia –una Biblia en dos tomos, con 1282 páginas escritas en caracteres góticos, conocida como la Biblia mazarina— fue editado por el propio inventor de la imprenta, Johannes Gutenberg. Este impresor alemán construyó la primera prensa de tipos móviles en Maguncia en 1454, un año después de la toma de Constantinopla por los turcos, hecho que dio inicio a la Época Moderna. Sin embargo, los primeros libros manuscritos ya habían aparecido unos dos mil años antes, en Corea y China, confeccionados con hojas de palmera, tablas de madera pulida, corteza de árboles y hojas de seda. Algunos siglos después, aparecieron libros hechos con placas de arcilla en Asiria y Caldea y en Roma, con pergaminos confeccionados con piel de carnero. Con esos materiales, se comprende que los primeros libros fueran muy diferentes de los que hoy conocemos. Los de pergamino, por ejemplo, eran rollos que aparecían escritos de un solo lado, pero en la época de Augusto, alguien tuvo la idea de doblar los grandes pergaminos en hojas, cortarlas y coserlas en cuadernos para darle al libro la forma rectangular que ha conservado hasta hoy.

Pues bien, ahora ya conocéis el significado de los términos “página” y “libro”. Ya estamos preparando el análisis de la palabra de la semana muy en breve. Os invitamos a seguir leyéndonos. ¡Gracias y saludos!

Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Publicado por Santiago González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s