Libros de estilo en consultas de traducción

Seguramente muchos de vosotros tendréis algún libro de estilo favorito que consultáis con mayor frecuencia que otras herramientas de la misma característica. Y es que la utilidad de estas herramientas lingüísticas es interesante para el ámbito de la traducción y la corrección de textos (junto a su posterior edición). Pero mi pregunta es, ¿sabéis qué es un libro de estilo? Pues bien, es interesante analizar y entender la definición de este concepto y para ello creo que os va a gustar cómo os lo explico a continuación:

Libro de estilo, características

 

¿Y para qué sirve?

El manual de estilo (o libro de estilo) se compone tanto de normas lingüísticas, como de estilo, para que el mensaje sea más coherente, eficaz y correcto.

Pues bien, ahora que ya hemos recordado el concepto de libro de estilo podemos pasar a explicaros los diferentes usos y normas que encontraréis en él. Para ello hemos consultado el libro de estilo de la Universitat Pompeu Fabra, el de El Periódico, El País y el de la Real Academia Española. Así que llegados a este punto vamos a concentrarnos en algunos elementos que hemos analizado y comparado entre ellos para conocer de cerca las similitudes y diferencias de estos libros de estilo.

El manual de estilo (o libro de estilo) se compone tanto de normas lingüísticas, como de estilo, para que el mensaje sea más coherente, eficaz y correcto.

El uso de la coma

En cada uno de ellos podemos ver como comparten ciertos puntos en común en lo que se refiere al uso de la coma. La coma es un signo de puntuación que se emplea para marcar pausas breves y siempre debe ir seguida de un espacio en blanco. Además, la coma no puede preceder otros signos de puntuación como el guión, el paréntesis, el corchete de apertura o los puntos suspensivos. También nos facilita la comprensión de frases, mediante la señalización de su entonación ascendente o descendente. Cada uno de estos libros de estilo precisa que nunca debemos emplear la coma entre el sujeto y el verbo.

El uso de la coma

El uso de la cursiva

El libro de estilo de la Universitat Pompeu Fabra considera que la cursiva la empleamos para destacar una letra, una palabra, una expresión o el fragmento de un texto. Así pues si el texto estuviera escrito en letra cursiva, lo destacaríamos gracias a la letra redonda.

El libro de estilo de El País considera que los usos más generales de la cursiva son los siguientes aspectos: en cuanto a los neologismos de uso no extendido como por ejemplo “una huelga de penenes”, para dar otro sentido a una misma palabra como por ejemplo “el brazo derecho del presidente”, cuando se alude a un apodo que acompaña a un nombre como por ejemplo “Santiago Martín, El Viti”.

Empleamos también la cursiva cuando nombramos títulos de periódicos, libros, películas, canciones, obras de teatro o musicales, siempre y cuando dos títulos no se citen juntos, como es el caso en “el comentario de Enrico Berlinguer titulado ‘Unidad y rigor’ apareció en L’Unità”.

La cursiva nos permite destacar nombres de animales como (“Rocinante”), barcos, aviones o naves espaciales así como términos no castellanos pero que utilicemos excepcionalmente como por ejemplo “un plato de calçots”. Pero, aunque sean palabras no castellanas, los nombres de modalidades deportivas, de etnias, sectas, tribus, idiomas o dialectos, de monedas y unidades de medida, etc. no se escribirán en cursiva.

La formación del plural en las abreviaturas

El diccionario panhispánico de dudas de la RAE considera que si la abreviatura que obtenemos por truncamiento de la palabra, en el plural le añadimos -s (págs. por páginas) a excepción de las abreviaturas cent. (centavo, centésimo) y cént. (céntimo), que se refiere a cts.

Sin embargo, las abreviaturas que presentan una sola letra forman el plural que duplica esta, por ejemplo, ss. por siguientes, EE. UU. por Estados Unidos. En cambio si la abreviatura la obtenemos mediante la contracción, aplicamos las reglas generales de formación del plural y añadimos -s o -es según sea la terminación: dptos. por departamentos, admones. por administraciones.

El plural de las abreviaturas con letras voladas tiene que representarse con este mismo tipo de letras, es decir con n.os por números. Finalmente, si la abreviatura corresponde a una forma verbal, usamos la misma forma en plural que en singular: D. E. P. puede ser la abreviatura de Descanse en paz pero también puede ser la de Descansen en paz.

Uso de mayúsculas y minúsculas para escribir las siglas

Normalmente solemos escribir las siglas íntegramente en mayúsculas pero sin espacios en blanco ni puntos entre ellas, como por ejemplo UPF (Universitat Pompeu Fabra) o UE (Unión Europea), pero cuando no aparezcan en textos íntegramente en mayúsculas, según dice la RAE.

Cómo escribir los números de teléfono

Los tres libros de estilo consultados comparten una misma información sobre el orden de los números de teléfono. Se consideran que si un número de teléfono está compuesto por un número par de cifras, estas se agrupan de dos en dos dejando, entre ellas, un espacio en blanco, como es el caso de los prefijos, que se escriben siempre juntos como por ejemplo: 93 419 73 22. Sin embargo, si la cifra de un número de teléfono es impar, el primer grupo presentará tres cifras por ejemplo: 659 95 13 23.

Cómo se escriben los números de teléfono

En qué casos se usan los números romanos

Utilizamos la numeración romana para hacer referencia a los siglos, por ejemplo siglo XX, el número que designa a un papa, a un rey o a un emperador como por ejemplo Felipe II o Juan Carlos I. Además, también los utilizamos para numerar volúmenes, tomos, partes, libros, capítulos u otras divisiones de una obra.

Lo mismo ocurre con la numeración de actos y escenas de piezas teatrales como por ejemplo capítulo III, escena IV, tomo I. Utilizamos la numeración romana para denominar congresos, campeonatos, certámenes, festivales entre otros como por ejemplo XXIII Feria del Libro de Buenos Aires, aunque si el número es demasiado complejo, utilizamos abreviaturas de los mismos como por ejemplo 78.o Campeonato Mundial de Ajedrez. Finalmente, los números romanos se utilizan en el mes de la expresión abreviada de las fechas: 16-IV-06.

Libros de estilos en traducción y corrección

Así pues, llegados a este punto tenemos una visión más clara del uso de algunos fenómenos lingüísticos según los libros de estilo que hemos consultado. ¿Y vosotros qué herramientas consultáis? ¿En cuáles os basáis? ¿Os parece útil su uso y consulta a la hora de hacer vuestras traducciones y correcciones? ¿Por qué?

Espero vuestros comentarios y aportaciones 🙂 ¡Gracias y saludos!

Anuncios

5 comentarios sobre “Libros de estilo en consultas de traducción

Agrega el tuyo

  1. Hola, Olga (y resto de colegas):

    ¡Excelente artículo! No obstante y como todas las referenciales, estas deben emplearse con mucha cautela. Eso lo demuestra que los criterios de los libros de estilo muchas veces coinciden, pero existen otras tantas en las que no.

    Además, antes que la corrección normativa, debería aplicarse el sentido común. Escribir los números de teléfono como prescriben los libros de estilo, tal vez sea gramatical y orto tipográficamente correcto, pero desde el punto de vista nemotécnico es una memez. La mayoría de número de teléfono actualmente tienen 9 cifras. Creo que es bastante evidente que es más sencillo memorizar 659 951 329 que 659 95 13 23.

    Por último, dentro de las obras referenciales he encontrado a faltar el libro de estilo interinstitucional de la Unión Europea [ http://publications.europa.eu/code/es/es-000100.htm ], no tanto como obra referencial, sino como obra que permite comparar criterios estilísticos adaptados a 24 idiomas.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario Pablo. Siempre es un placer leer tus ideas 🙂 La verdad es que estoy de acuerdo con que las normas hay que actualizarlas pero como hay ciertas de ellas que nos imponen nunca es de más recordarlas 😀 ¡Un saludo y feliz puente!

      Me gusta

    1. Hola Giraldilla:

      Los libros de estilo varían en función de la institución que los publique, por lo que te aconsejo hacer una búsqueda según la institución en la que quieras basarte. Muchas de ellas disponen de sus libros en versión papel para que puedas adquirirlas o a través de internet o en una librería especializada.

      ¡Mucha suerte!

      Un saludo y gracias por haberte pasado por el blog,
      Olga 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

foraladacolau

Welcome to your new home on WordPress.com

Pasar la palabra

Blog sobre las vivencias de un traductor autónomo por René Fdez.

Translator Mentoring Blog

Sharing ideas about, experience with and insights into the business of translation

Ana Basanta Libros

Literatura de viajes, crónicas periodísticas y narrativa

Neolosfera

Cada dia, una paraula nova

Tranix Translation & Proof-Editing Services

Words are my business and I want to make them work for you

Soy letras y café

Traducción, literatura, ortografía , idiomas.

Traducción, comunicación y redes sociales | ismaelpardo.com

Traducción, comunicación y redes sociales

T2

A blog on Translation & Technology (T2) by Celia Rico

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

andreaere

Exu mató un pájaro ayer con la piedra que tiró hoy

Transit/TermStar NXT Tooltips

Tips and tricks for translators, terminologists and project managers

Habla italiano

¡Es fácil, es divertido, es gratis!

Un millón de españoles

El blog de Joaquín Calvo Basarán

A %d blogueros les gusta esto: