Traducción, consejos e ideas: entrevista a Elisa Farina presidenta de ASATI

Elisa Farina, traductora y presidenta ASATI

Hoy tenemos el placer de presentaros a la traductora e intérprete Elisa Farina, presidenta de ASATI (la Asociación Aragonesa de Traductores e Intérpretes) con quien hemos tenido la suerte de compartir esta entrevista. Elisa se especializa en inglés, alemán, español, francés e italiano y ha encontrado un hueco en su agenda para dedicarnos su tiempo. Esperemos que disfrutéis de su experiencia, consejos e ideas sobre traducción y formación. Esto es lo que hemos podido descubrir de nuestra entrevistada:

  • ¿Cómo y por qué decidiste estudiar traducción e interpretación?

Fue por una inclinación bastante precoz. Recuerdo que todavía con 12 años soñaba con ser arqueóloga, pero ya con 14 cambié de idea. Empecé a estudiar bachillerato clásico y descubrí que lo que más me gustaba en absoluto eran las traducciones del griego y del latín. Me encantaba analizar textos, buscar palabras en el vocabulario, reformular oraciones una y otra vez hasta quedarme completamente satisfecha con el resultado… Nuestro profesor –que, por cierto, tenía una capacidad innata de transmitir su conocimiento y su pasión por la materia en sí– solía llamarlas versioni, “versiones”, en vez de traducciones. Más tarde en la universidad, entendí cuánta razón tenía. ¿Por qué no seguí con el estudio de lenguas clásicas? Adoraba el alemán (que estudiaba en el instituto), el inglés y el francés (que estudiaba por puro interés) así que decidí tirar por ahí.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión y lo que menos?

Lo que más me gusta es el reto de enfrentarme a contenidos y términos nuevos todos los días. Cada mañana, me siento en frente de mi ordenador y sé a ciencia cierta que lo apagaré por la noche habiendo aprendido algo nuevo, habiendo descubierto una faceta distinta del mundo en el que vivo o de realidades que nunca conoceré de primera mano, habiendo enriquecido mi vocabulario con palabras que no había oído antes o utilizado con esa particular acepción. Sé que no todo lo que aprendo me será útil algún día, pero como decimos en Italia: “Impara l’arte e mettila da parte”. Siempre es bueno abrirse nuevos caminos y poner rumbo a nuevos horizontes, aunque te quedes en los primeros metros del recorrido.

Lo que menos me gusta son, sin lugar a duda, las largas horas de trabajo y las semanas que demasiado a menudo se juntan sin solución de continuidad. Si quieres hacer un buen trabajo, tienes que dedicarle mucho tiempo. Y el tiempo que le dedicas al trabajo lo quitas a todo lo demás: familia, amigos, intereses personales y aficiones. Sé que por un lado depende de mi capacidad –o falta de la misma– de fijar límites y buscar un equilibrio. Sin embargo, creo que objetivamente nuestra profesión no es de las que te lo ponen fácil a la hora de conciliar la vida personal con la vida laboral.

  • ¿Qué recursos aconsejas utilizar para mejorar en interpretación? ¿Y en traducción?

En mi opinión, en ambas profesiones, la mejora continua depende de dos factores igualmente importantes: la práctica y la formación. La primera llega con encargos externos o ejercicios personales, la segunda puede percibirse en distintas formas: desde cursos presenciales hasta seminarios online pasando por másteres y encuentros entre profesionales del sector. Lo importante es no dormirse en los laureles. La autoestima es un gran aliado y no hay absolutamente nada de malo en considerarse un buen traductor o un intérprete capaz. Pero cuando sientes que has llegado a lo más alto de la cima y no merece la pena esforzarse para mejorar y seguir hacia adelante, entonces es cuando realmente estás abocado a un progresivo e inevitable declive.

  • Con el título de traducción e interpretación en mano ¿fue difícil encontrar a los primeros clientes? ¿Cómo fue tu primer trabajo?

¿Sinceramente? No. Me licencié un 11 de marzo, el 1 de abril me di de alta como autónoma y a los pocos días recibí mi primer encargo: una traducción de unas seis mil palabras del alemán al italiano, obtenida a través de Proz.com. Lo único que tenía en mano era mi título. No tenía ninguna experiencia ni tampoco ningún contacto.

Lo realmente difícil fue fidelizar a clientes de calidad. Al principio, trabajé sobre todo con agencias que ofrecían servicios lingüísticos y que evidentemente no tenían interés en establecer una colaboración duradera: esa clase de agencias de las que exigen plazos de entrega al límite de lo aceptable, ofrecen tarifas como mucho mediocres, se hacen de rogar a la hora de pagar y desaparecen después del primer encargo. Si no hubiese dedicado buena parte de mis tardes a dar clases particulares, no habría llegado a fin de mes. Tardé unos tres años en construir una cartera de clientes con los que me diese satisfacción colaborar. Con muchos seguimos trabajando hoy en día. Me gusta pensar que nos hemos fidelizado y crecido mutuamente.

  • ¿Cómo te parece que está el mercado de la traducción en España comparándolo con el de Italia o Alemania?

Como nunca me he dedicado a estudios detallados de mercado, no puedo más que limitarme a dar mi opinión personal. Con todas las excepciones del caso y los debidos matices, considero que el mercado español y el italiano, a la par, ofrecen muchas menos posibilidades de trabajo digno con respecto al mercado alemán. Por lo menos desde una perspectiva de tarifas, ya que desde el punto de vista del trato, de las condiciones y de la puntualidad del pago raramente he tenido malas experiencias. El problema es que tanto los clientes directos como los intermediarios, en España como en Italia, suelen buscar servicios a precios muy baratos. Lo cual resulta aún más molesto si se considera que, por norma general, no se trata de individuos ignorantes o poco informados. Reconocen la diferencia entre una traducción buena y una mala, son conscientes de que para conseguir un trabajo de calidad hay que tener unos ciertos conocimientos y competencias, saben apreciar la profesionalidad manifestada en el trato y en las formas, pero no están dispuestos a ver todo ello reflejado en el pago. En Alemania, la conclusión del discurso suele ser distinta.

  • ¿Qué te parece que haya traductores que tiren los precios a la baja? Conlleva muchas consecuencias negativas pero a la larga ¿se podrá combatir contra sus efectos?

El tema de las tarifas siempre es una cuestión delicada. Personalmente, prefiero evitar las generalizaciones. Una tarifa puede ser considerada alta o baja en función de muchos factores distintos. Limito, pues, mis consideraciones a los mercados español e italiano. En ambos falta una legislación que establezca una horquilla de precios aplicables a los servicios de traducción e interpretación, lo cual lo deja todo en manos de los profesionales y de sus consciencias. Pues bien, nunca le saltaría al cuello a un neo-licenciado que acepta sus primeros encargos a la tarifa de 0,05€ por palabra porque a) no sabe que se trata de una tarifa baja (en la universidad no suelen orientarte en este sentido) o b) lo sabe, pero lo prefiere a unas prácticas gratuitas en una empresa. Por otro lado, sí me indigno frente a compañeros experimentados que aplican tarifas irrisorias porque a) no trabajan por dinero sino por amor al arte (me alegro por ellos, pero hay quien necesita comer de la traducción y de la interpretación) o b) logran ser competitivos solo tirando los precios a la baja (¿Qué tal si nos diferenciamos por nuestras competencias específicas y nuestra calidad?). ¿Si hay solución? Creo que sí y pasa por la información, la sensibilización y una mayor reglamentación.

  • ¿Cómo es tu trabajo en ASATI (Asociación Aragonesa de Traductores e Intérpretes)?

Es un verdadero reto, desde todos los puntos de vista. Es muy estimulante. No te das cuenta del esfuerzo y del trabajo que se esconden detrás de cada acción, de cada iniciativa, de cada proyecto hasta que te ves involucrado en su misma organización. Todo, desde la propuesta de ideas hasta su realización, pasa por una enorme inversión de tiempo. Pero cuando llega la hora de la verdad y ves las reacciones positivas de los socios y no socios, la satisfacción es enorme.

  • ¿Tenéis pensado realizar algún tipo de webinar o seminario en línea con otros especialistas del sector para llegar a un público más amplio?

Lo estamos hablando. Nuestro límite mayor es que somos pocos. No somos más que un puñado de personas los que contribuimos activamente al funcionamiento de la asociación. Y entre trabajo y familia, el tiempo que logramos dedicarle a ASATI no es mucho. De ahí que las nuevas ideas tarden un tiempo en ponerse en práctica. Pero sí, la intención de realizar actividades formativas online la tenemos.

  • ¿Qué consejos podrías dar a aquellos que quieran seguir tus pasos y estén estudiando la carrera o un máster?

No soy muy buena dando consejos. Cada uno elige el rumbo a seguir según su particular situación y su carácter. Las decisiones que para mí han sido acertadas podrían resultarle imposibles o inútiles a otros. Lo único que creo que puedo sugerirles a todos los (futuros) compañeros es que vayan en busca de las oportunidades y no esperen a que las cosas simplemente ocurran. Que busquen activamente información, el contacto con los compañeros, la posibilidad de una colaboración. Como dice un amigo, hay que sembrar a diestro y siniestro. Puede que al final solo se recoja una mínima parte de lo que se ha sembrado, pero si no se siembra nada, indudablemente nunca se recogerá nada.

Agradecemos, una vez más, la amabilidad y disponibilidad de Elisa y os aconsejamos que descubráis ASATI.

Elisa Farina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

foraladacolau

Welcome to your new home on WordPress.com

Pasar la palabra

Blog sobre las vivencias de un traductor autónomo por René Fdez.

Translator Mentoring Blog

Sharing ideas about, experience with and insights into the business of translation

Ana Basanta Libros

Literatura de viajes, crónicas periodísticas y narrativa

Neolosfera

Cada dia, una paraula nova

Tranix Translation & Proof-Editing Services

Words are my business and I want to make them work for you

Soy letras y café

Traducción, literatura, ortografía , idiomas.

Traducción, comunicación y redes sociales | ismaelpardo.com

Traducción, comunicación y redes sociales

T2

A blog on Translation & Technology (T2) by Celia Rico

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

andreaere

Exu mató un pájaro ayer con la piedra que tiró hoy

Transit/TermStar NXT Tooltips

Tips and tricks for translators, terminologists and project managers

Habla italiano

¡Es fácil, es divertido, es gratis!

Un millón de españoles

El blog de Joaquín Calvo Basarán

A %d blogueros les gusta esto: