Quiero ser tu cliente: ¡quiero la traducción para mañana!

Quiero ser tu cliente_ ¡quiero la traducción para mañana!

Hay más de un millón de distintos motivos por los que deberíamos educar al cliente. Podemos empezar a enumerarlos uno a uno y seguramente nos enfrentaríamos a mil y una situaciones en las que nos hemos encontrado a lo largo de nuestra carrera. Desde el blog, queremos presentaros algunos de los casos más significativos de nuestra profesión y animaros a que compartáis los vuestros para que entre todos podamos sacar mayores conclusiones y educar a nuestros clientes del mejor modo posible.

(A) El caso del “hola soy amigo de… ¿Hablas francés?” 

Cuidado con los amigos de los amigos de nuestros amigos. Si debemos escoger entre quién es nuestro peor enemigo dudo entre este caso y el del familiar (próximo o lejano, me valen las dos variantes). Normalmente, son “clientes” que pretenden exigirnos un favor por tener algún tipo de vínculo con nosotros y, generalmente, todo empieza por preguntarnos si conocemos una lengua para luego meternos un encargo gratis por su cara bonita, así, porque ellos lo valen.

(B) El caso del cliente cómodo que te manda una primera versión del texto y luego te dice que te mandará unas cuantas actualizaciones más

Pues va a ser que no. Que no es como cuando actualizas la aplicación de Facebook en tu móvil de última generación en 3, 2, 1, listos, ¡ya está! Se trata de clientes que no paran de actualizar un archivo constantemente varias veces al día y que te bombardean con correos, e-mails, tuits, comentarios por Facebook y mensajes de humo porque a estas alturas de la conversación hacen falta para que te des cuenta de los cuarenta cambios nuevos que han hecho en cada párrafo de las ochenta páginas del documento.

(C) El caso del cliente que te llama exigiendo una traducción que no te ha pedido que hagas

¿Pero cómo puede ser que no le hayas enviado la traducción puntualmente y tenga que molestarse en llamarte y exigírtela? ¡Ostras, cuidadín que el cliente se ha equivocado! ¡Que no era para hoy martes sino para el martes de la semana que viene pero no se ha fijado en el calendario! Hemos apagado un incendio para encender la mecha de otro…

(D) El caso del cliente que no entiendo por qué tardas tanto con la traducción si total con (el) Google Traductor es un clic

Nos hemos tomado la libertad de añadir el artículo “el” entre paréntesis, así, porque nos ha gusta(d)o como queda (y seguramente a este cliente en muy particular, pues casi que también). Pues eso, que con toda la tecnología que tenemos a nuestro alcance tardamos demasiado: el cliente se limita a destacar la maravillosidad de “Google Traductor” como único instrumento a nuestro alcance, sin tener en cuenta los diferentes diccionarios que existen, olvidaros también de la memoria de traducción, de consultas a especialistas, conocimiento de terminología especializada, etc. ¿Para qué lo necesitamos si total con un clic se arregla todo?

(E) Si conoces chino hazme una inversa ¿porque total conoces la lengua no? Ah y de paso dime cómo pido una cerveza cuando vaya de vacaciones a Hong Kong

¡Marchando una ración de inversaaaaa! Venga que no tiene que ser tan difícil: te pasas cuatro años estudiando la carrera, tienes acceso a mil y un programas para mejorar tu conocimiento de la lengua, has hecho voluntariados y tres programas Erasmus en Guangzhou, Chengdu y Shijiazhuang de seis meses cada uno, tienes amigos chinos y estas 30 páginas para mañana son pan comido. ¿Ah pero no eres un diccionario con patas? Me decepcionas…

Volvemos a recalcar la importancia de educar a nuestros clientes que desconocen nuestra profesión. Hace poco, leíamos en un grupo de Facebook, en el que hay más odio que amor por nuestra profesión, que como no tenemos un órgano oficial que se ocupe de difundir este tipo de aclaraciones a un público más general era mejor tirar la toalla. Por otro lado, recalcamos que hay mucho guerrero suelto que reivindica este tipo de obviedades, no tan claras a medio mundo, y que estos “pequeños” actos marcan la diferencia. Otros vikingos le sacan brillo a su escudo y a su espada para eliminar cualquier tipo de duda y encender la luz que ensombrece la visión del cliente con explicaciones enciclopédicas dignas de un entero programa de Netflix de ocho temporadas.

Seguro que entre todos recopilamos más y más casos. Desde el blog, queremos conocerlos y descubrir qué receta mágica tenéis para cada uno de ellos. ¿Quién se anima a compartir su historia y a dar alguna que otra pista sobre cómo ayudar a otros compañeros de profesión en dificultades? En esta cruzada sin fin, ¿con qué personaje o superhéroe os sentís identificados? Nosotros con la heroína de la imagen, porque una imagen vale más que mil palabras, ¿verdad?

Anuncios

7 comentarios sobre “Quiero ser tu cliente: ¡quiero la traducción para mañana!

Agrega el tuyo

  1. (F) Leí que “X” cobra esto, “Z” me lo deja por …, y “J” me ha dicho que no es tan difícil, entonces yo te puedo pagar…
    Muy buena reflexión, Olga. No tengo un cuarto de la experiencia y conocimientos que tienes tú y, sin embargo, conozco por demás los motivos que mencionas como para plantear un buen módulo titulado “Educando al cliente”. 😉
    Abrazo, gracias.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ah sí, el caso de cuánto cobra fulanito y la tarifa de meganito son otro aspecto clave. ¡Me lo había dejado, gracias!
      Estoy de acuerdo con que hay que educar al cliente en todos y cada uno de los sentidos para facilitar el trabajo a los dos, aunque eso requiera tiempo y esfuerzo. Y gracias por el piropo de la experiencia y conocimiento. 😉

      Un abrazo,
      Olga

      Le gusta a 1 persona

    1. Una receta un tanto radical y directa, aunque sí es verdad que cada cliente es un mundo diferente y hay mil maneras de resolver un posible conflicto. Eso sí, existe el riesgo de perder al cliente, aunque quizás ese sea el objetivo o el riesgo de tu receta mágica…

      Le gusta a 1 persona

  2. Entiendo que actualmente no es viable ser tan radical pues dependemos de los clientes para vivir y sobrevivir. Pero tampoco interesan clientes muy problemáticos, pues como dicen en los EE. UU. “time is money” o, en su versión más clásica, “tempus fugit”. Mi comentario de arriba, evidentemente, era un poco en plan sarcasmo. Imagino que dependerá del grado de la problemática con el cliente y del tiempo disponible y la economía de cada profesional.

    Me gusta

  3. Un buen resumen de las aventuras con clientes, Olga. 😉
    Otro que parece bastante común es aquél que empieza por “Aquí tengo estos dos documentos financieros en inglés para traducir al español. He contado x palabras. Lo demás solo son números. ¿Cuánto me va a costar?”. Claro, porque todos sabemos que los números solo son un elemento decorativo de ese pdf no editable con todas sus tablitas y con sus comas y puntos en los lugares que no corresponden en español, y que además seguro que se copian solos al documento traducido.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Totalmente de acuerdo! Madre mía, si lo de los numeritos es pan comido, ¿no? O también hay quien cuenta tantas palabras y tantas repeticiones que no te quieren pagar porque total, ¿para qué si ya lo has traducido una vez?
      ¡Gracias por compartir tu experiencia!
      Un abrazo y ánimos,
      Olga 🙂

      Me gusta

Responder a Elisa C. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

El idioma del cine

Blog sobre traducción, cine, literatura y videojuegos de Judit

El faro de Alejandría

Un blog de traducción y serendipias

Poli Impelli

Palabras, voces, abrazos infinitos... y yo.

Pasar la palabra

Blog sobre las vivencias de un traductor autónomo por René Fdez.

Translator Mentoring Blog

Sharing ideas about, experience with and insights into the business of translation

Ana Basanta Libros

Literatura de viajes, crónicas periodísticas y narrativa

Neolosfera

Cada dia, una paraula nova

Tranix Translation & Proof-Editing Services

Words are my business and I want to make them work for you

Soy letras y café

Traducción, literatura, ortografía , idiomas.

Ismael Pardo | Profesor de inglés, recursos para clases de inglés

Profesor de inglés, exámenes de inglés, recursos para clases

T2

A blog on Translation & Technology (T2) by Celia Rico

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

andreaerre

Tiempos y cosas

Transit/TermStar NXT Tooltips

Tips and tricks for translators, terminologists and project managers

Habla italiano

Recursos para aprender italiano online

A %d blogueros les gusta esto: