Qué (no) hacer en un congreso de traducción: 10 sugerencias

Bajo un título tan escueto como el que hemos escogido para la ocasión, queremos compartir con vosotros algunas impresiones y conclusiones que sacamos de los últimos congresos de traducción en los que hemos participado. Seguramente, a más de uno las ideas que presentamos le parecerán familiares. Ahora bien, os aseguro que no a todos les va a sonar de lo que hablamos y más de uno abrirá los ojos. ¿Vais a participar en un congreso? Presentáis o vais de oyente? ¿Estamos listos?

¿Qué se debe hacer y qué no durante un congreso de traducción? Hemos elaborado una lista de aspectos negativos para que entre todos podamos repasar lo que no debemos hacer en un congreso.

Qué no hacer

  1. Llegar tarde a las ponencias: no todos están a gusto hablando delante de un público mayor y con más pares de ojos que les siguen. Si encima, llegas tarde y abres una puerta que puede (o no) hacer ruido, puedes molestar y fastidiar al pobre ponente que está intentando presentar lo mejor posible. No mola.
  2. Ponerse a buscar un enchufe cuando no toca: si la ponencia ha empezado y queréis tomar apuntes, lo mejor que podéis hacer es llegar un poco antes de que todo empiece para encontrar un sitio que tenga un enchufe fácilmente accesible. También, podríais haber controlado antes de cuánta autonomía disponéis y si hubiera sido conveniente cargar la batería de vuestro portatil unas cuantas horas antes. Además, existe algo tan bonito y maravilloso como los lápices, los bolígrafos y las libretas. ¡Qué invento, madre mía!
  3. Hablar descaradamente con el vecino: es muy fácil. Comentar se puede, pero todo tiene un límite. No te puedes pasar media presentación intentando mejorar tu técnica de susurro. Ahora no toca y además es molesto para los que sí siguen la presentación y para el mismo ponente que intenta mantener un contacto visual con el público. No te rías cuando no toque: se ve, se oye y queda fatal.
  4. Presentar la ponencia e iros: “bueno, ya he acabado y como (no me interesa lo que presentas me voy que) mi amiga de al lado habla de algo que mola más (y así de paso le hago unas fotos para su instagram)”. Seguramente no a todos les vaya a interesar vuestra presentación pero se la comen con patatas por querer aprender, por mantener la compostura o por cualquier otro motivo válido para ellos. No les des la espalda, ellos nunca te abandonarían.
  5. No comprobar que tu presentación se abra y funcione correctamente: todo puede pasar en el momento menos esperado, pero podemos evitar tener problemas técnicos comprobando que todo funciona y se descarga correctamente. Para ello hay un truco infalible: hay que ser puntuales para tener tiempo de copiar/descargar vuestra presentación y comprobar que todo funciona. ¿Fácil, verdad?
  6. Jugar al Candy Crash porque la presentación siguiente es la que te interesa e intentas mantener la compostura (como lo que hemos dicho antes): no señor. Ni mola, ni se debe hacer. Por muy aburrida que pueda llegar a ser la presentación que te estás zampando como un auténtico campeón olímpico, antes de llegar a la que realmente te interesa por mil y un motivos, no tienes que mostrar una imagen poco profesional. Nunca sabes quién te observa porque nunca conoces a todos y a cada uno de los asistentes del congreso. Además, ponte en el lugar del ponente: ¿te gustaría que mientras presentas tus logros y resultados la gente esté calentado la silla y agotando la batería de su móvil de última generación? ¿A que no gusta nada?
  7. Abrir caramelitos con ese papel tan ruidoso y molesto que lo oyen hasta en el piso de arriba con la radio puesta: parece que lo de comer caramelos en salas es una tradición. Cine, teatro, sala de actos, conferencias, etc. Todas conocen el dolor atroz del ruido de un mini papelito que no logramos abrir tan rápido como intentamos hacer ver con cara de “eh, que lo tengo controla(d)o”. Busca soluciones si tienes tos o si te gustan los caramelos que hay y más de una.
  8. Aprende a utilizar el “modo silencio” de tu móvil inteligente: no es correcto que te suene el teléfono cuando estás prestando atención a un ponente. Tampoco que hagas ruido cuando hagas fotos para tu Facebook. No solo distrae al público y al mismo presentador sino que es probable que todos se giren de golpe y te claven una mirada de asombro alucinante. Ten cuidado, quien avisa no es traidor.
  9. No critiques ni intentes ridiculizar al ponente abiertamente. Aprende a formular preguntas: puede que la ponencia a la que hayas asistido haya tenido conclusiones diferentes de las que te esperabas. Eso no significa que puedas matar al presentador por no haber ofrecido el producto final que esperabas. No siempre será el ponente el que se equivoque, puede que no hayas entendido bien algunos puntos que se presentaban. Intenta formular preguntas inteligentes, interesantes y que puedan ser útiles para otras personas del público.
  10. No intentes demostrar que sabes más que otros por tener un título más “bonito” que el mío: puedes ser muy bueno en tu trabajo pero siempre, repito, siempre habrá quien esté mejor preparado que tú y sepa más del tema. Abre los ojos y aprende, disfruta y no te hagas el sabelotodo. En un congreso en Polonia donde hablé de mi doctorado y de mi investigación sobre estrategias cognitivas de traducción la profesora, doctora y no sé qué otro título más, intentó demostrarme que mi estudio se basaba más en técnicas que en estrategias y que lo mío no tenía ni pies ni cabeza. Una pena que no entendiese el contexto, el concepto y las conclusiones presentadas. Por muy buen docente, investigador, alumno o profesional de la traducción que seas no dejes de ser flexible, de querer aprender y de saber escuchar. Si el que está presentando la ponencia está en la tarima será porque algo tiene que saber y quiere transmitiros ese algo, por muy limitado y breve que pueda pareceros desde vuestro punto de vista. Dejadle respirar y apartaros de su nuca, ahora.

Intenta formular preguntas inteligentes, interesantes y que puedan ser útiles para otras personas del público

Para acabar, quisiera compartir con vosotros una conclusión a modo de consejo: sed puntuales, no cerréis la puerta a los que saben algo diferente, a los que quieran compartir su ponencia y los resultados de su experiencia o de su estudio, preguntad si no acabáis de entender un concepto y disfrutad del congreso. Eso es todo, amigos.

Anuncios

7 comentarios sobre “Qué (no) hacer en un congreso de traducción: 10 sugerencias

Agrega el tuyo

    1. Hola, Pablo.

      Tienes razón, desgraciadamente. He intentado resumir unos cuantos conceptos básicos que creo que va bien repasar. Creo que siempre podemos hacer las cosas mejor pero nunca debemos olvidarnos de aspectos tan esenciales como la puntualidad, la educación y el respeto que a veces se han dejado fuera de la sala de actos de un congreso.

      Un abrazo y que tengas un feliz día. 🙂

      Saludos,
      Olga

      Me gusta

    1. ¡Hola!

      Muchas gracias por haberte tomado el tiempo y la molestia de escribirme. Me alegro mucho de que estés de acuerdo con los puntos que se presentan en el artículo. Es verdad que en Polonia el congreso fue una aventura y espero, sinceramente, que haya, aunque en muy pequeña parte, despertado el interés por un tipo de investigación experimental diferente y no tan tradicional y estereotipada como a la que uno está acostumbrado cuando oye que alguien hace un doctorado. Ojalá haya servido para eso. Y si no es el caso, por lo menos es una excelente ocasión para aprender a argumentar mejor los resultados de una investigación que siempre viene bien. 😉

      Saludos y que tengas un feliz día.
      Olga

      Me gusta

    1. Hola, Rosa Beatriz:

      muchas gracias por tan buena consideración y por el piropo. Seguro que aún tengo que aprender mucho pero el contacto y todo lo que se logra en una conferencia es estupendo. Lo recomiendo a todos.

      Un abrazo y feliz día,
      Olga 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

El faro de Alejandría

Un blog de traducción y serendipias

Poli Impelli

Palabras, voces, abrazos infinitos... y yo.

Pasar la palabra

Blog sobre las vivencias de un traductor autónomo por René Fdez.

Translator Mentoring Blog

Sharing ideas about, experience with and insights into the business of translation

Ana Basanta Libros

Literatura de viajes, crónicas periodísticas y narrativa

Neolosfera

Cada dia, una paraula nova

Tranix Translation & Proof-Editing Services

Words are my business and I want to make them work for you

Soy letras y café

Traducción, literatura, ortografía , idiomas.

Traducción, comunicación y redes sociales | ismaelpardo.com

Traducción, comunicación y redes sociales

T2

A blog on Translation & Technology (T2) by Celia Rico

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

andreaerre

Tiempos y cosas

Transit/TermStar NXT Tooltips

Tips and tricks for translators, terminologists and project managers

Habla italiano

Recursos para aprender italiano online

Un millón de españoles

El blog de Joaquín Calvo Basarán

A %d blogueros les gusta esto: